Sal de Mar, patrimonio inmaterial de Chile
  • Publicado el 20 de Octubre del 2013
  • Este articulo a sido visto 2434 veces
  • comentarios

Esta sal tan especial potencia los sabores de una forma natural y muy pura, por esto siempre está presente en mi maleta de viaje donde sea que vaya.

DESDE QUE TENGO USO DE RAZÓN LA SAL DE MAR -PROVENIENTE DE LAS SALINAS DE CAHUIL-LO VALDIVIA- HA ESTADO PRESENTE EN LA COCINA DE MI FAMILIA. UN SACO LLENO DE ESTE MINERAL PRECIOSO SIEMPRE ESTABA LISTO PARA LAS DISTINTAS PREPARACIONES QUE SE HACÍAN EN LA CASA DE MIS ABUELOS COLCHAGÜINOS.

Visitar las salineras de Cahuil-Lo Valdivia, ubicadas en Colchagua, a unos pocos minutos de Pichilemu es conocer la riqueza que tiene nuestro país. Hoy funciona la reconocida “Ruta de la Sal”, donde especialmente en verano es de una belleza imponente llena de montañas blancas de sal que adornan el paisaje que es sobrecogedor. Ver este trabajo en vivo y en directo es un panorama imperdible!; observar cómo se realiza el cultivo de la sal, un minucioso proceso, donde más de 100 familias producen y seleccionan esta sal natural de alta calidad.

Realmente, estas salinas son únicas y muy escasas tanto en Chile como en el resto del mundo, ya que son lagunas litorales de agua dulce que en épocas de mareas altas se llenan con el agua salada del mar.

Hoy la sal de mar de Cahuil-Lo Valdivia además de formar parte del patrimonio inmaterial de Chile, también tiene denominación de origen reconocido, así como el limón de pica, el cangrejo dorado, la langosta de la Isla de Juan Fernández y el atún de Isla de pascua.

Entonces, ¿Por qué usar sales importadas? Si tenemos esta sal que es única y que si no la usamos desaparecerá. Algo para meditar.

¿Algo que comentar?